PRIVADO

GAD Arquitectura ha mantenido desde sus inicios una cartera de clientes que han confiado en su buen hacer y que conjuntamente han visto crecer su negocio, aportando a sus obras un valor añadido que ha constituido el sello de marca de la empresa, con una firme voluntad de conseguir el máximo rendimiento dentro de una elevada exigencia de calidad. Desde las grandes empresas dedicadas a la construcción y promoción inmobiliaria, hasta el pequeño cliente que pretende realizar su primera vivienda, pasando por el pequeño empresario constructor, han hecho realidad sus objetivos, con un elevado grado de satisfacción, a un coste ajustado y con un nivel de calidad del producto acabado como objetivo último de nuestra intervención, porque es en los procesos de calidad tanto de diseño, como de los materiales y sistemas empleados, como en la formalización de la obra arquitectónica, donde la empresa hace el énfasis y donde se distingue de los demás, aportando un valor añadido a cualquier solución arquitectónica que se plantee.